Mirada de Mujer
Por un Mundo sin Diferencias de Género AYUDA A LA MUJER 016 ESPAÑA
.VIOLENCIA DE GENERO



La violencia contra mujeres de entre 15 y 44 años causa más muertes e invalidez que el cáncer, el paludismo, los accidentes de tránsito y la guerra combinados, señala el estudio "Violencia contra la mujer en el mundo".

En Sudáfrica, cada seis horas es asesinada una mujer por un conocido.
En Guatemala, el promedio diario asciende a dos.
En la ciudad brasileña de San Pablo agreden a una cada 15 segundos.
En países como Colombia o regiones como la conflictiva provincia sudanesa de Darfur, las violaciones son moneda corriente.

El flagelo no sólo existe en las naciones en desarrollo, sino también en las industrializadas.

En Estados Unidos, 83 por ciento de las niñas de entre 12 y 16 años sufren algún tipo de agresión sexual en las escuelas públicas y una de cada tres mujeres es asesinada por su pareja cada año.

En los países de la Unión Europea, entre 40 y 50 por ciento de las mujeres son objeto de una propuesta, algún tipo de agresión sexual o un contacto físico indeseado en su trabajo.

Hace muy poco que la sociedad civil, los medios de comunicación y los políticos han aunado esfuerzos para cambiar la percepción del fenómeno y tratar de derribar el muro de la indiferencia y las malas interpretaciones que lo rodean.

Los medios de comunicación que han tenido éxito en el tratamiento de varios temas de salud podrían desempeñar un papel mayor en la lucha contra la violencia, señala el estudio "Cambiar normas sociales y culturales que favorecen la violencia", de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por otra parte, la exagerada victimización de las mujeres en los medios confunde la percepción de la situación real, como lo demuestra el artículo "Influencia de la violencia mediática en la juventud", publicado por la Sociedad de Psicología Estadounidense.

El problema, además, se ve exacerbado por la falta de representación femenina en los medios de comunicación y por la deformación de su papel social.

La organización Media Monitoring Africa, que promueve un periodismo justo, critica la falta de mujeres en los medios de comunicación y el tipo de trato que se les dispensa, por lo general como víctimas o como familiares de alguien.

"La influencia de las mujeres en el periodismo es uno de los temas centrales de las investigaciones", señala el estudio "The Gender of Journalism" ("El género del periodismo"), realizado por Monika Djerf-Pierre en Suecia.

Suecia ocupa un destacado cuarto lugar en el índice sobre situación de género elaborado por el Foro Económico Mundial.
Pero aun en ese país, "el sector periodístico sigue dominado por hombres".

Las mujeres constituyen la mitad de los profesionales, según el estudio, pero tres de cuatro jefes son hombres.

Se reclama incorporar las tecnologías de la comunicación y de la información a la lucha contra la violencia y atender las intersecciones entre los derechos de comunicación y de las mujeres, vinculados a este problema.

Además, la perspectiva femenina es escasa: 14 por ciento de las fuentes políticas consultadas son mujeres y 20 por ciento en materia económica.
Incluso en cuestiones de violencia contra la mujer, 64 por ciento de las voces escuchadas son hombres.

"Ser víctima significa debilidad, y debilidad significa violencia.
Los medios aman la violencia", dijo Laila Al Shaikhli, presentadora de la cadena panárabe Al Jazeera, quien se refirió a la dificultad de realizar un reportaje cuando las mujeres son renuentes a hablar y ellas mismas participan en un ciclo de discriminación, educando a sus hijos con los mismos paradigmas.

El resultado de esto es que la imagen de las mujeres queda distorsionada.

En Italia, por ejemplo, "80 por ciento de las personas forman su opinión basándose en la televisión", dijo la vicepresidenta del Senado italiano, Emma Bonino, "y no estoy satisfecha en cómo las imágenes de las mujeres son transmitidas en nuestros medios. Es una imagen humillante… No existen las mujeres trabajadoras. El papel de los medios es una parte importante de cualquier estrategia que quieras lanzar para combatir la violencia contra la mujer. No es marginal o complementaria, es esencial formar la idea de las mujeres", añadió.
SE NIEGA JUSTICIA Y DIGNIDAD A LAS VÍCTIMAS DE VIOLACIÓN EN TODO EL MUNDO
8 Marzo 2010
En todo el mundo, las víctimas de violación y violencia sexual se ven privadas de acceso a la justicia debido a la discriminación basada en el género y a los prejuicios sobre la conducta sexual de las víctimas de violación, afirma Amnistía Internacional en dos informes regionales que publica hoy lunes.

Para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, Amnistía Internacional ha publicado dos informes que examinan la violencia sexual en lugares del mundo desarrollado y en desarrollo, concretamente Camboya y los países nórdicos de Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia.

“En países pobres y ricos por igual, las mujeres que han sido objeto de violación o abusos tienen pocas oportunidades de ver procesados a sus agresores –ha afirmado Widney.

Brown, directora general de Derecho Internacional, Política y Campañas de Amnistía Internacional–. Resulta escandaloso que, en pleno siglo XXI, con tanta legislación destinada a garantizar la igualdad de las mujeres, prácticamente ningún gobierno proteja a las mujeres ni garantice el procesamiento de sus agresores para que respondan de sus crímenes.”

Los informes de Amnistía Internacional demuestran que las víctimas de abusos sexuales y violencia en el ámbito familiar que intentan obtener justicia se enfrentan a numerosos obstáculos, entre ellos la respuesta insuficiente, negativa o desconsiderada de la policía y del personal médico y judicial.
Dado que la indiferencia de las autoridades es generalizada, muchas mujeres sienten vergüenza o culpabilidad y ni siquiera intentan poner los delitos en conocimiento de la policía.

En los casos en que las mujeres sí acuden a la policía, rara vez se da respuesta a sus reclamaciones de reparación y justicia.
Según las conclusiones de ambos informes, los delitos de violación están entre los que presentan índices más bajos de procesamiento.

“A menos que la violencia sexual vaya acompañada de violencia física, simplemente no se toma en serio –ha afirmado Widney Brown–.
La mujer que sobrevive a una violación sin presentar lesiones importantes a menudo es señalada o considerada responsable del delito cometido contra ella, mientras que el violador a menudo sólo se enfrenta a una sanción social o legal limitada, si acaso.”

Aunque los sistemas de justicia examinados en los informes son muy diferentes, Amnistía Internacional concluye que todos presentan discrepancias y vacíos legales que disuaden a las mujeres de intentar obtener justicia por los delitos cometidos en su contra.

En los países nórdicos, por ejemplo, es el uso de la violencia o la amenaza de violencia lo que determina la gravedad de la violación y no el propio quebrantamiento de la autonomía sexual de la mujer.
El informe Caso cerrado. Violación sexual y derechos humanos en los países nórdicos documenta un caso en Finlandia en el que un hombre había obligado a una mujer a tener relaciones sexuales, en unos servicios públicos en desuso de un aparcamiento de vehículos, golpeándole la cabeza contra la pared y retorciéndole el brazo detrás de la espalda.
En opinión de la fiscalía, no se trataba de una violación porque la violencia empleada había sido de carácter leve.
Se declaró al hombre culpable de coacción para mantener relaciones sexuales y se le impuso una condena condicional de siete meses de cárcel.

En Camboya, las mujeres no confían en el sistema de justicia.
Los gastos asociados a los trámites policiales disuaden a las mujeres de emprender acciones.
A menudo se pide a las víctimas que paguen un soborno para que la policía inicie la investigación. También es habitual que les reclamen dinero para gastos médicos, transporte y llamadas telefónicas durante la investigación policial. .

La violencia contra las mujeres sigue siendo una de las barreras más significativas y predominantes para alcanzar la igualdad de género.
Amnistía Internacional ha pedido a los gobiernos que ejerzan la diligencia debida para prevenir, investigar y castigar los actos de violencia.
Y para ello es imprescindible garantizar que las mujeres que han sido objeto de violencia tienen acceso a la justicia y a un recurso efectivo para obtener reparación por los daños sufridos.

La organización de derechos humanos ha pedido también la creación de una entidad de la ONU para las mujeres firme y consolidada, que garantice a las mujeres y las niñas el disfrute efectivo de sus derechos en todo el mundo.
Amnistía Internacional participa en la campaña global de organizaciones no gubernamentales en favor de una Reforma de la Arquitectura de la ONU para la Igualdad de Género para pedir a los gobiernos y al sistema de la ONU que garanticen que la nueva agencia de la ONU tiene la autoridad, el personal y los recursos necesarios para lograr un cambio real en la vida de las mujeres de todo el mundo.

Amnistía Internacional ha instado a todos los gobiernos a reafirmar plenamente su compromiso con el respeto de los derechos de las mujeres ,establecidos en numerosos tratados de derechos humanos así como en la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, agenda de trabajo para potenciar las metas de igualdad, desarrollo y paz para todas las mujeres
© 2017 Mirada de Mujer

29151